Sharing is caring!

Te queremos compartir una maravillosa herramienta para cuando necesites desocupar la mente pues durante el proceso de aterrizar las ideas todo kreador suele enfrentarse al tan llamado: Bloqueo interior. Ese que se despierta cuando estás apunto de lograr algo grandioso y te recuerda todos tus miedos o debilidades del porqué no hacerlo. A nosotros nos ha funcionado un montón para vaciar la mente y abrir espacio a lo nuevo. Esperamos te funcione a ti también y que te ayude a despejar el canal kreativo para que pases a la acción. ¿Nos cuentas cómo te va?

Las páginas matutinas. (Tomado del camino del artista de Julia Cameron).

Durante un mes mínimo te comprometerás contigo mismo a realizar esta práctica, (y ojalá la hagas permanente en tu vida diaria) aunque muchas veces no pienses que te van a llevar a ningún lado.

Cada día durante este mes escribirás 3 páginas de estricto flujo de conciencia. Por ejemplo: “Dios mío, ha amanecido de nuevo. No tengo nada que contar, nada que decir, tengo que lavar las cortinas, Recogí ayer la ropa?, y bla bla bla.”lo que llamaríamos desaguar el cerebro, pues esa es una de sus principales funciones.

Las páginas están concebidas para familiarizarte con el acto de mover la mano a través del papel y volcar todo en él, todo aquello que te pasa por la cabeza, sea lo que sea. Vas a incluir todo, por mínimo, tonto, estúpido o raro que pueda parecer.

Estas páginas no son para leerlas después, ni para que nadie las lea. Solo escribe las tres páginas todos los días y las guardas en un sobre o en un cuaderno que no vas a mirar ni a leer. Solo tienes que escribir tres páginas.. Y tres páginas más al día siguiente.

Aunque algunas veces resulten coloridas, negativas, fragmentadas, autocompasivas, repetitivas, forzadas, infantiles, malhumoradas, sosas y hasta ridículas ¡no importa!.

“Una mente demasiado activa no es mente que valga”

THEODORE ROETHKE.

Todos aquellos enfados, quejas, miserias que vuelcas al papel por las mañanas son precisamente las cosas que se interponen entre tú y tu creatividad.

Recuerda que no hay una forma correcta o incorrecta de escribir las páginas, son tus preocupaciones, tus censores, tus auto saboteadores, tus propios ruidos y como tal son perfectos como son, solo escribe y guarda sin volverlos a mirar.

Después de por lo menos dos meses de práctica estarás listo para avanzar y te diremos qué hacer al respecto.

Comprométete contigo, estas páginas son innegociables, jamás te saltarás o la reducirás, independientemente de tu estado de ánimo o de las cosas desagradables que te diga tu interior. Con ellas dejarás de juzgarte y te pondrás a escribir. No importa si estás cansado, refunfuñón, distraído o estresado. Tres páginas sobre cualquier cosa que se te pase por la cabeza cada día. Si no sabes que escribir, entonces escribe – no sé qué escribir – has lo que sea para llenar esas tres páginas.

Ellas te permitirán llegar al otro lado: de nuestros miedos, de nuestra negatividad, de nuestros altibajos. Sobre todo nos alejan de nuestro propio “auto saboteador o censor”. Podemos llegar al lugar donde se oye una voz clara y suave que reconocemos de inmediato como la de nuestro creador y como propia.

Así distinguimos nuestro cerebro lógico y nuestro cerebro artístico. El cerebro lógico establece categorías conocidas, es nuestra parte del cerebro que se encarga de la supervivencia, de lo conocido y seguro, cualquier aspecto desconocido se percibe por este como incorrecto y posiblemente peligroso. El cerebro artístico es nuestro inventor, nuestro cerebro creativo, holístico, inventa patrones y descubre cosas, explora, se aventura, este realiza asociaciones libres y es espontáneo, establece nuevas conexiones, combina distintas imágenes para invocar nuevos significados.

Así que con las páginas matutinas pondremos un rato al cerebro lógico al banquillo para que juegue el cerebro artístico y permitirte así conectarte con tu creador.

Es allí donde las páginas matutinas se convierten en una práctica de meditación activa, en una práctica espiritual puesto que te conectan con tu identidad, con el verdadero clamor del alma una vez ha pasado ese ruido ensordecedor de tu día a día y le permite reconocer la conexión con tu poder interior, el que tiene la capacidad de transformar tu mundo exterior.

Propósitos de la meditación, de la conexión:

  • Proporcionarnos la visión de nuestra luz interior.
  • Nos provee del poder para efectuar cambios expansivos en nuestra vida.
  • Encontrar nuestra propia identidad
  • Encontrar nuestro verdadero lugar en el universo
  • Nos permite unir de manera consciente ese poder
  • Nos ayuda a encontrar y conectar con nuestro ser creativo.

Las páginas matutinas son una de las formas de conseguirlo. Nos rescatan de la desesperación y nos empujan hacia salidas con las que ni siquiera habías soñado. Te permitirán conectarte con la fuente de sabiduría que hay en tu interior.

“Cuantas más escuchas a tu sabiduría interior, más la fortaleces, como si fuera una habilidad o un músculo”

ROBBIE GASS.

 

 

 

shares