Sharing is caring!

Solsticio de verano, fecha maravillosa del hemisferio norte y solsticio de invierno para el hemisferio sur, energía que puebla la tierra, llenando esta época de risas, de entusiasmo, de pasión, de nuevas esperanzas, de despertar de sueños, de inspiración. Y entonces, ¿Qué nos queda a nosotros los latinos, los de la zona ecuatorial?. Pues lo mejor de los dos espacios terrestres, reconocer que esta misma fuerza que en otros es una temporada, en nuestro interior dura todo el año.

Un fuego maravilloso que nos permite vibrar desde adentro, la música, la alegría, la intensidad de las emociones todo el año permanentemente. Nuestro pedido al universo será que nos enseñe a vivir con esta energía, pues vivir en esta intensidad constante algunas veces nos sobrepasa, nos embriaga; emociones tan intensas que no podemos gestionar y pues bueno:

SERÁ ESA NUESTRA TAREA PERSONAL E INSTRANSFERIBLE, MADURAR EMOCIONALMENTE, APRENDER A GESTIONAR NUESTRO MUNDO EMOCIONAL.

Nuestra alma sabiamente nos permitió nacer o vivir en una zona llena de intensidad, tanto que nos mandamos por cualquier pasión a las calles y desbordamos energía intensa, tanto que sobrepasamos los límites y no nos medimos ante lo que creemos o nos apasiona.

Nuestra alma llena de sabiduría conociendo nuestra necesidad de andar desplegándonos y creciendo ante el sol, ante la luz como una planta que se nutre, alimenta y crece hacia él, nos trajo a estos maravillosos lugares donde se alimenta, nos permite probar esta energía permanentemente, con un objetivo claro y presente:

CADA VEZ MÁS DESCUBRIR EL PUNTO MEDIO, EL PUNTO DE EQUILIBRIO, EL EJE CENTRAL COMO LA ZONA QUE HABITAMOS.

Permanentemente estamos en búsqueda de nuestro destino, de nuestra misión, de nuestra mejor versión, sin observar las señales que nos brinda nuestro nacimiento, el suelo que pisamos, el día que transcurrimos, aquel que nos recuerda cada día lo que buscamos, lo que perseguimos. Por eso creí importante esta invitación a celebrar este periodo de verano, esta invitación de vacaciones, a observarnos, a reconocernos y reconocernos como seres maravillosamente FUEGO, que es lo mismo que maravillosamente creativos, con una energía de la vida y del espíritu inmersas en nuestro corazón. A reconocernos portadores de una luz interior más grande que nosotros mismos, a reconocernos ciudadanos de un planeta diverso, activo, lleno de sueños por manifestar, a reconocernos ciudadanos del medio que poseemos, esa energía de solsticio en nosotros que somos el solsticio de verano para nosotros y para este planeta, que somos corazón y pasión; inteligencia e instinto; poder y humildad y que todo ello se caracteriza por tener la luz del sol adentro.

Somos seres llenos de inspiración y esperanza; de un calor interno que emerge ante la menor circunstancia y que nuestra mejor versión aflora cuando la dejamos fluir libremente desde el corazón y no desde los miedos, ni las heridas.

SOMOS ORGULLOSAMENTE VIDA

Y si somos consciente de ello, permitiremos que esta visión creativa y creadora que poseemos se dirija hacia el mundo que habitamos y se manifieste llena de luz, de alegría, de pasión, de inspiración y de creatividad.

Poseemos el privilegio de habitar diariamente esta energía en nosotros, somos un solsticio permanente y constante, no desperdiciemos esa energía maravillosa del sol que habita dentro de nosotros, no la desperdiciemos añorando, mirando al pasado, lamentándonos.

Esta es una invitación a celebrar viviéndote en plenitud y reconociéndote vida, sin importar por lo que estés pasando recuerda que esta energía es tuya y solo con mirarla volverá a ti.

Feliz solsticio de verano permanente a todos….

ESCRITO POR:

INGRID FRYE

Directora de Contenido Academia Ayáka

shares